Serranía de Cuenca: toda una experiencia

29 diciembre | 2020 | Goodyear

Escápate a la Serranía de Cuenca y enamórate de sus bellos parajes. En este artículo te contamos los puntos claves que debes visitar

Cascadas y lagunas, miradores, pueblos con encanto y gentes encantadoras… La serranía de Cuenca tiene todo lo que un viajero pueda desear para disfrutar de una escapada. Si quieres vivir una gran experiencia visitando una de las zonas de sierra más bonitas de toda España, no te lo pienses más: haz la maleta, prepara tu coche y pon rumbo a la Sierra de Cuenca. No te arrepentirás.

¿Qué ver en la serranía de Cuenca?

Nuestro destino tiene todo tipo de encantos que están esperando ser descubiertos. Pero, dependiendo de qué queramos visitar, se puede elegir un momento del año u otro. Por ejemplo, si queremos ver algunas de las famosas cascadas de la serranía de Cuenca, el mejor momento para ir es entre enero y mayo, en los meses centrales del invierno y la primavera. Si, por el contrario, queremos bañarnos en alguna laguna o visitar lugares como el Ventano del Diablo, lo mejor es viajar en verano.

Sin duda, uno de los destinos que nunca fallan en toda visita a la serranía de Cuenca es la Ciudad Encantada. Se trata de una zona declarada Sitio Natural de Interés Nacional desde hace casi un siglo gracias a las rocas calizas que se han formado con el paso del tiempo y que han ido adquiriendo formas caprichosas y, en algún caso, casi increíbles. El origen hay que buscarlo 90 millones de años atrás y hoy es, por derecho propio, una de las visitas imprescindibles y de la que ya te hablamos en este post sobre la Ciudad Encantada.

Cogemos el coche y recorremos apenas 15 kilómetros para llegar a Villalba de la Sierra. Pero poco antes de llegar a esta localidad nos desviaremos para alcanzar el Ventano del Diablo. Es un mirador natural en el que muchas personas aprovechan para bañarse en verano aprovechando los agujeros excavados en la roca. Un lugar tan sorprendente como maravilloso que deslumbra al visitante por la belleza del paraje junto al río Júcar.

Si la visita al Ventano del Diablo es recomendable, no lo es menos al Mirador del tío Cogote. Es, posiblemente, el mirador más impresionante de toda la serranía de Cuenca y permite divisar desde el Puente de Royo Frío hasta la central eléctrica de Villalba de la Sierra. El mirador está muy cerca del pueblo de Las Majadas, por lo que muchas personas se refieren a él como el mirador de Las Majadas. Un cañón natural sobre el río Júcar perfecto para visitar después los Callejones de Las Majadas, una ruta de senderismo entre rocas kársticas similares a las de la Ciudad Encantada pero que se pueden visitar libremente.

Cascadas y lagunas de la serranía de Cuenca

De la cascada del nacimiento del río Cuervo ya te hablamos en el reportaje sobre las mejores cascadas de España. Se trata de un salto de agua que se localiza en Vega del Codorno y que es Monumento Natural desde 1999. El acceso es libre y permite ver desde cerca la caída del agua sobre las rocas y el musgo, un auténtico espectáculo para los sentidos.

A tiro de piedra de esta cascada hay otra que se la conoce como la cascada del Molino de la Chorrera, una zona muy cercana al nacimiento del río Júcar y que es recomendable en cualquier momento del año aunque su caudal varíe dependiendo del momento de la visita. Se llega en apenas 15 minutos desde el aparcamiento y se recomienda disfrutar de un tranquilo paseo por la zona para observar toda su biodiversidad.

Pero si hay una cascada que te dejará sin aliento en la serranía de Cuenca, esa es la cascada del río Trabaque. Se encuentra en la Dehesa de los Olmos, entre los parajes de El Puntal y la Dehesa de Perdígano y alcanza los 30 metros de altura en una zona muy cercana al nacimiento del río Trabaque, del que toma su nombre. El mirador de las librerías, al que es muy sencillo llegar, es el mejor lugar para disfrutar de esta maravilla de la naturaleza.

Nacimiento del río Cuervo

Pero, además de por sus cascadas, la serranía de Cuenca también es conocida por sus lagunas. La laguna de Uña, muy cerca de Villalba de la Sierra, es una de las más conocidas por su gran variedad de fauna y flora y dispone de unas pasarelas de madera que se adentran para disfrutarla mejor.

También es muy recomendable visitar la Balsa de Valdemoro, una zona inundable cerca de Valdemoro de la Sierra y en la que se une una pequeña cascada con una serie de pozas en las que poder refrescarse en verano. Una de las características que hacen que este lugar sea tan pintoresco es que, aunque el salto de agua no es muy alto, sí que es muy largo, lo que sorprende al visitante.

La serranía de Cuenca es uno de esos lugares sorprendentes y que están mucho más cerca de lo que pensamos. Tranquilidad, naturaleza y aire libre. Todos esos lugares ya mencionados y otros como las lagunas de Cañada del Hoyo, la ruta por las Torcas de los Palancares o el parque cinegético El Hosquillo bien se merecen una visita que justifica completamente nuestra escapada.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan