Sierra de Guadalupe: lugares únicos para respirar aire puro

16 marzo | 2021 | Goodyear

¿Estás planeando una escapada a la naturaleza por la extremeña Sierra de Guadalupe? Pues no te pierdas la ruta que hemos preparado por este hermoso paraje

La Sierra de Guadalupe es también conocida como Sierra de Las Villuercas y es una de las grandes joyas de la naturaleza de nuestro país. Paisajes únicos, una enorme variedad de fauna y flora, un geoparque y preciosos rincones con encanto se mezclan en un lugar perfecto para respirar aire puro. Si quieres saber qué ver en la Sierra de Guadalupe, te hemos preparado un recorrido ideal para no encontrarte con muchos turistas y disfrutar a grandes bocanadas sin aglomeraciones.

Qué ver en Guadalupe

Toda ruta por la Sierra de Guadalupe debe comenzar por la localidad que presta su nombre. Guadalupe es uno de los pueblos más bonitos de España y uno de esos rincones que dejan sin palabras al visitante cuando descubre la grandeza que atesora. Calles estrechas que te trasladarán a otros tiempos, una majestuosa plaza principal que ejerce como epicentro social, arcos centenarios y por supuesto, el Real Monasterio de Guadalupe componen un reclamo turístico de primera categoría que es lugar de peregrinación de miles de personas cada año.

Porque Guadalupe nació, precisamente así, como centro de peregrinación. A finales del siglo XIII, un vaquero llamado Gil Cordero encontró la imagen de la Virgen de Guadalupe y en ese lugar se construyó primero una ermita y, después, el monasterio que tanta fama ha dado a esta localidad. En su construcción se pueden apreciar varios estilos, desde el gótico al renacentista pasando por el barroco, el neoclásico o el mudéjar.

Además del templo, los visitantes pueden deleitarse paseando por su claustro mudéjar y visitando su icónico templete. Pero la visita al monasterio también incluye tres museos, uno dedicado a pinturas y esculturas, otro a bordados y un tercero que es el de los Libros Miniados. Una visita obligada que está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pero, aunque sea la parada más importante, no es lo único que podemos ver en Guadalupe: la Plaza de Santa María es el lugar perfecto para sentarse en una terraza y disfrutar de la impresionante fachada del monasterio. Incluso hay una fuente en el centro donde, según la leyenda, se bautizó a los primeros indígenas que llegaron con Colón desde las Indias. Después será el momento de callejear y ver los arcos que, antiguamente, funcionaban como las puertas de la ciudad: el arco de San Pedro, el arco del Chorro Gordo y el arco de Sevilla.

Sierra de Guadalupe

 Ruta por la Sierra de Guadalupe

Saliendo de Guadalupe hay dos paradas imprescindibles: una es la Ermita del Humilladero, una pequeña construcción del siglo XV creada para los peregrinos que viajaban a visitar la imagen de la virgen; la otra es la Granja de Mirabel, pero su nombre no debe esconder lo que realmente es, un auténtico palacio con sus murallas de estilo mudéjar, jardines, claustro y una capilla, la de la Magdalena.

Pero si hay una visita imprescindible en la Sierra de Guadalupe es la que hay que realizar al Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, un macizo montañoso de 2.544 kilómetros cuadrados que forma parte desde 2011 de las Redes Europea y Global de Geoparques de la UNESCO. El geoparque permite observar rocas, fósiles y minerales con millones de años y es destino de los amantes de la geología, pero también de aquellas personas que quieren dar sus primeros pasos en el descubrimiento del geoturismo.

Dentro del parque se encuentra el risco de La Villuerca, el punto más alto de toda la sierra con sus 1600 metros. Es un lugar perfecto para visitar en coche ya que cuenta con una carretera asfaltada hasta la misma cumbre, donde se puede disfrutar de la impresionante panorámica del “relieve apalachense” de toda la serranía, un nombre que recibe por su similitud a los Montes Apalaches americanos.

Pero si queremos hacer una visita completa por el geoparque, hay mucho más que ver. En la población de Castañar de Ibor se encuentra una famosa cueva con delicados espeleotemas de aragonito. Es una cavidad kárstica de una espectacular belleza y que cuenta con un centro de interpretación para los visitantes. En esa misma localidad hay que descubrir los castaños centenarios del arroyo Calabazas.

En Logrosán encontramos la Mina Costanaza, abandonada en 1946 pero que se quiere recuperar con un centro de interpretación anexo y el museo dedicado al famoso geólogo Vicente Sos Baynat.

También hay que pasar por el pueblo de Cabañas, donde encontramos un castillo musulmán emplazado en una impresionante roca vertical. Por Berzocana, donde su iglesia parroquial llama tanto la atención como las pinturas rupestres de sus cuevas. Y, por supuesto, por las Bodegas Ruiz-Torres, en Cañamero, un lugar para disfrutar del vino y de sus paisajes únicos.

La Sierra de Guadalupe o Sierra de Las Villuercas es uno de esos destinos ideales para viajar en tiempos de pandemia, ya que no encontraremos aglomeraciones, pero sí lugares mágicos para descubrir. Pon rumbo a Extremadura para no dejar de viajar en esta nueva normalidad.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan