Válvula EGR: qué es y cómo funciona

8 julio | 2020 | Goodyear

¿Sabes qué es la válvula EGR de tu coche? Te contamos la función de este componente anticontaminación, su funcionamiento, cuidados y principales fallos

Seguro que una de las averías que has tenido alguna vez en tu coche ha sido la válvula EGR. Te acordarás porque la reparación es bastante cara. Esta válvula anticontaminación típica de los coches diésel la encontramos, ahora también, en los motores gasolina. Lo cierto es que el fallo de de esta válvula es bastante común y puede provocar averías en el motor y otras piezas como el cigüeñal o cojinetes. Un buen uso y un mantenimiento correcto son claves para evitar su avería.

¿Qué es y para qué sirve la válvula EGR?

EGR significa Exhaust Gas Recirculation o Recirculación de Gases de Escape y se empezó a utilizar en los coches de Estados Unidos en los años 70 como medida anticontaminante. A Europa no llegaría esta medida hasta la entrada en vigor de la Norma Euro 2 en 1997 que obliga su uso.

Los primeros fabricantes europeos la llamaron AGR para adaptar más tarde la nomenclatura oficial de válvula EGR y consiste en una pieza que reduce la emisión de gases contaminantes en los motores de combustión. La válvula es una especie de grifo que conecta el colector de admisión y el colector de escape mezclando los gases que salen del motor con el aire que entra.

Las primeras válvulas EGR eran muy sencillas y su destino eran los motores diésel, desde la aplicación de las nuevas normativas sobre gases contaminantes, su uso se ha vuelto obligatorio. Como dato curioso: señalar que las válvulas EGR de los coches de gasóleo son mucho más pequeñas que las de los de gasolina.

Válvula EGR

El funcionamiento del EGR

La principal función de la válvula EGR es recircular los gases para disminuir las altas temperaturas en la cámara de combustión, es decir, reintroduce el humo de la combustión del motor en los cilindros, y así se reducen las emisiones de los óxidos de nitrógeno (NOx). Al entrar menos cantidad de aire con oxígeno se reduce la reacción química que genera gases tóxicos.

En el interior de la unidad de control del motor hay unos sensores que en función de los parámetros de temperatura del motor, carga del acelerador y régimen, abren o cierran la válvula. Así podemos decir que, la válvula EGR se abre con el motor en caliente, cuando la carga de acelerador es baja y a bajo régimen. Al abrirse se mezclan los gases, esto genera menos calor y como consecuencia reduce las emisiones de NOx. Esto ocurre con una conducción tranquila a velocidad continua, por ejemplo cuando estamos en autovías o autopistas, en la que el motor no necesita mucha potencia.

Por el contrario, en frío o cuando pisamos el acelerador porque necesitamos potencia en el motor, la válvula EGR se cierra para tener todas las prestaciones del motor.

Mantenimiento de la válvula EGR. Evita averías

Aunque es imposible evitar ciertas averías derivadas del uso, sí que podemos prevenir y alargar la vida útil del motor. La conducción en ciudad causa más problemas en la válvula EGR porque se genera más carbonilla. Evita circular a bajas revoluciones y en viajes largos reduce puntualmente una marcha, de manera que aumente el régimen motor. Un buen mantenimiento es clave para reducir los fallos de la EGR:

  • Descarboniza el coche cada 20.000 km. No es muy caro y con los conductos de admisión limpios ahorras combustible.
  • Usa aceites de calidad. Los lubricantes baratos aumentan la producción de carbonilla acortando la vida de la válvula.
  • Mantenimiento regular. Los fabricantes recomiendan unos plazos para realizar el mantenimiento del coche, necesarios si quieres una conducción en óptimas condiciones.

Problemas habituales y consecuencias del fallo de las válvulas EGR

Aunque el propio uso puede producir fallos en cualquier componente electrónico, la avería más común en las válvulas EGR es la obstrucción por el hollín y los residuos de la combustión. Esta es una de las causas de averías más frecuentes en coches diésel porque generan más carbonilla, esta se acumula en las paredes de la válvula e incluso en los colectores de admisión, disminuyendo su diámetro, cuando se acumula mucho residuo la válvula EGR no responde.

Con la válvula atascada o sin responder correctamente a los sensores, el testigo del coche se enciende indicando fallo. ¿Qué ocurre entonces? Al pasar menos aire por esos conductos obstruidos la combustión empeora, se genera más carbonilla y el humo del tubo de escape sale denso y negro, las prestaciones del coche disminuyen y el consumo se dispara. El fallo en la válvula EGR por la acumulación de carbonilla trae también otras consecuencias más graves que tienen que ver con el motor, averías en el turbo, fallo en el sistema de purga del cigüeñal o desgaste de los cojinetes, entre otras.

Si la válvula queda cerrada, no ocurre a menudo, el sistema anticontaminación del coche no funciona limitando la velocidad o el régimen del motor. Si la EGR queda abierta el motor pierde fuerza y puede provocar tirones o dificultad en el arranque, además de mayor emisión de humos. Además de estas averías te vas a encontrar con el problema de que tu coche no va a pasar la ITV por el humo negro o las elevadas emisiones de dióxido de carbono.

Hasta hace unos años, algunas personas cuando tenían problemas con la válvula EGR llevaban el coche a reprogramar para anularla, aunque esto provocaba mayor contaminación, más gasto en combustible y averías. Actualmente esta anulación está prohibida en las ITV tal y como se describen en las novedades de la Inspección Técnica de Vehículos y ningún coche manipulado pasa la revisión oficial.

La mejor solución, además de acudir a un taller donde te indiquen claramente las averías de la válvula, es proceder a una limpieza de la válvula EGR para eliminar la carbonilla o cambiarla por una nueva cuando no sea posible limpiar de residuos.

Sin duda, circular con la válvula EGR en buenas condiciones te permite un ahorro en combustible considerable y una conducción ecológica responsable.¿Quieres conocer más acerca de tu coche? No te pierdas el glosario del automóvil de Goodyear para aprender sobre cada una de las piezas y tecnología de tu vehículo.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan